Las adicciones

La adicción es una enfermedad crónica y recurrente del cerebro. Se basa en la búsqueda del alivio a través del consumo de sustancias u otras conductas similares. La característica más importante es la incapacidad de controlarlo así como la falta de reconocimiento de los problemas derivados de la adicción creando una merma de la calidad de vida del sujeto.

Existen múltiples adicciones:

Alcoholismo y drogodependencia y además otras muchas como:

  • Ludopatía
  • Sexo
  • Móvil

Existe una asociación llamada Proyecto Hombre que se dedica a las adicciones en general, acompañando a personas en el tratamiento, rehabilitación y reinserción sociolaboral con el objetivo de mejorar su calidad de vida.
También trabaja en la prevención y sensibilización de las adicciones, orientado normalmente para jóvenes, con dos objetivos principales: por un lado, si estos jóvenes no desarrollan ningún tipo de adicción que esta no se produzca o retrasar la edad de inicio del consumo; y, por otro lado, si ya han empezado a desarrollar comportamientos abusivos evitar que las consecuencias de la misma en un futuro aumenten.

Proyecto Hombre

Drogas y alcohol

Centros de atención a la drogodependencia en Andalucía. Centros provinciales de drogodependencias y adicciones

Los principales síntomas de la adicción son:

  • Pérdida de control del uso, con episodios de uso compulsivo que afectan a la vida en general de la persona.
  • Estado de ánimo triste
  • Irritabilidad
  • Deterioro de la calidad de vida
  • Negación o autoengaño
  • Ansiedad
  • Obsesión
  • Inquietud o preocupación excesiva
  • Insomnio
  • Sentimiento de culpabilidad

Existen diferentes tratamientos para las distintas adicciones como son el tratamiento psiquiátrico individual, lo grupos de autoayuda, la psicoterapia individual o de grupo etc…
Atención a los problemas con las drogas y adicciones

Ludopatía

El juego patológico se contempla en el Manual de Diagnóstico (DSM-IV-TR, 2002), dentro de las adicciones expuestas en los manuales clínicos como dependencias sin sustancia, como un trastorno de control de los impulsos, cuya característica principal es la dificultad para resistir el impulso a la necesidad de jugar por encima de todo.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) la incluyó como una categoría diagnóstica en la CIE-10 (1992), dentro de los Trastornos de los hábitos y del control de los impulsos, incluidos éstos a su vez en los Trastornos de la personalidad y del comportamiento adulto, lo que ha supuesto el reconocimiento definitivo como enfermedad por parte de la comunidad científica.
Podemos afirmar que el juego patológico no es un vicio, concepto comúnmente extendido entre la población, sino que se trata de una enfermedad mental que crea dependencia y adicción crónica, con la subsiguiente necesidad imperante de jugar como consecuencia de la pérdida del control de los impulsos.

A partir de esta conceptualización podemos entender mejor todos los problemas que se le presentan al jugador patológico y a su entorno más inmediato. El enfermo, dada su condición dependiente, no puede dejar de jugar. La fuerza de voluntad para salir del problema es casi nula y necesita la ayuda especializada para poder superarlo.
La ludopatía no tiene una única causa desencadenante sino que es un problema multifactorial, en el que existe un entramado complejo donde diversos factores predisponentes constituyen el núcleo esencial de la enfermedad.

A través del siguiente enlace podéis encontrar las asociaciones que existen en Andalucía para trabajar los problemas de ludopatía:

FAJER

El siguiente enlace es para que puedas comprobar el nivel de adicción al juego o a las nuevas tecnologías a través de un test con 12 preguntas cortas.

¿Quién te puede ayudar?