Vigila tus gastos

Identifica los gastos mínimos fijos (alquiler…) y los gastos variables (compra, ocio…) que tienes cada mes y haz un seguimiento durante un periodo determinado, para saber cuánto gastas en cada partida. Con los ingresos tienes que poder cubrir los gastos fijos y, según los fondos que te resten para los gastos variables, tendrás que ajustarte más o menos.

Qué has de tener en cuenta

Hay gastos fijos que no varían nunca o muy raramente. También hay partidas fijas que causan gastos variables según las necesidades y los hábitos de consumo; partidas que varían según los deseos o necesidades, y gastos imprevistos. He aquí una relación de las partidas que tendrías que tener en cuenta, en general, para prever y controlar los gastos domésticos.

Intenta tener unos ahorros reservado para imprevistos (gastos derivados de una enfermedad, una multa inesperada, obras de reforma, etc.)

A pesar de que en algún momento te pueda convenir adquirir un producto y pagarlo poco a poco, acumular cuotas y deudas (para pagar un electrodoméstico, un coche, un viaje…) puede llegar a ser insostenible.

Averigua si puedes destinar –y lo quieres– de manera regular una parte grande o pequeña de los ingresos a ahorrar para gastos previstos o proyectos a plazo medio o largo (una matrícula a un curso de formación, un viaje, regalos de Navidad, una mudanza, etc.)

Si quieres saber cómo contratar los servicios del hogar ve a:

¿Cómo ahorrar?

A menudo pensamos que ahorrar es guardar una parte del dinero que tenemos para usarlos cuando lo necesitamos. Pero ahorrar no es sólo guardar dinero, ¡si no también intentar gastar menos!
Mira algunas maneras de hacerlo:

Descuentos

  • El Carné Joven Europeo es una iniciativa del Instituto Aragonés de la Juventud, que permite a los jóvenes disfrutar de múltiples ventajas y descuentos en diferentes servicios. Es para jóvenes entre 14 a 30 años.
  • Si necesitas más información sobre cómo tramitar tu Carné Joven Europeo, las ventajas que te ofrece y mucha más información, te recomendamos que pinches el siguiente enlace: https://www.carnejoven.es/
  • ¡Cuidado! Al pagar con tarjeta podemos gastar más que si pagamos con dinero, ¡ya que con tarjeta no nos fijamos tanto en cuánto gastamos!
  • En las tiendas, supermercados, cines, etc. a menudo hay descuentos, ofertas o rebajas. ¡Busca, compara y haz uso de la paciencia para encontrar la mejor opción! Algunas tiendas tienen carnés que, si te los haces, te dan ventajas económicas y hacen que las compras te salgan más baratas.

No gastes más de lo que necesitas

Al comprar billetes de transporte público, pagar el teléfono móvil, Internet, etc… mira el que necesitas y ¡compara las tarifas que mejor te pueden funcionar! También cuando tienes tiempo para ti y vas al cine, haces deporte …. puedes buscar ofertas y opciones gratuitas que tienes al alcance! Si quieres ideas sobre como disfrutar del ocio sin gastar mucho, ve a ocio. Si tienes que comer o cenar fuera, porque el trabajo o la formación no te permite hacerlo en casa, prepárate cada día un tupper para llevártelo y no gastar en esto. En internet, tienes millones de ideas y consejos súper útiles para ayudarte a no gastar más de lo que tienes. También te proponen alternativas muy ingeniosas para realizar actividades de ocio de una manera más económica.

Enlaces de interés

Comprar cosas usadas, o vender cosas que no necesitamos.

¿Quieres saber cómo hacer una lista de la compra que te ayude a ahorrar? Clic aquí ¡Cómo comprar con inteligencia! Clic aquí

En casa, consejos para gastar menos (y para cuidar el planeta)

Descongelar periódicamente el refrigerador le permitirá ahorrar energía y dinero.
Abre el refrigerador sólo cuando sea necesario y por la menor cantidad de tiempo posible, así evitarás la pérdida de frío.
Mantén el congelador lo más lleno posible, los alimentos congelados ayudan a conservar el frío. Si es necesario, llene con agua algunos recipientes, tápalos e introdúcelos en el congelador.
No introduzcas alimentos calientes en la nevera.
Mantén limpia la parte posterior del refrigerador, la acumulación del polvo reduce el rendimiento y aumenta el consumo de energía eléctrica.

Aprovecha al máximo la luz natural. Además, evita encender luces durante el día y apaga las luces que no estás usando.
Cambia las bombillas tradicionales (incandescentes) por las de ahorro de energía, empieza por aquellas que más tiempo tienes encendidas.

Lava a carga completa y con agua fría.
Las actividades de lavado y planchado realízalas preferentemente en horarios de menor demanda de energía, es decir, durante la mañana. Si vas a utilizar lavadoras, secadoras de ropa o lavavajillas automáticas, utiliza carga completa y siempre limpia los filtros de los artefactos que use, una vez que acabe su uso, sobre todo en el caso de las aspiradoras y secadoras.

Entre un 15% y 20% de ahorro de energía se puede conseguir apagando y desenchufando los equipos electrónicos que no utilices regularmente (DVD, Vídeos, Consolas de Juego).
Configura tu ordenador en “función de ahorro” y apaga la pantalla si vas a salir más de ½ hora.

Te dejamos también este enlace en el que se nos presentan 25 consejos súper útiles para tratar de ahorrar en casa: 25 consejos para ahorrar

¿Quién te puede ayudar?